Etiquetas

,

Cuando un negocio como Pedro Salcedo, tradicional vendedor de productos para el hogar en el mundo offline a través de tiendas de atención al público, decide dar el salto a Internet ha de tener claros algunos aspectos.

En primer lugar, la venta online y la venta offline conllevan aplicar las técnicas del marketing mix: producto, precio, promoción y distribución de una manera clara y precisa. Tanto las fundas nórdicas como los fotomatones para bodas tienen un mercado concreto que hay que estudiar para obtener el máximo rendimiento posible a nuestras inversiones o negocios.

En segundo lugar, la facilidad de compra, llenar el carro, introducir y borrar productos y el proceso subsiguiente de pago ha de ser tremendamente fáciles.

Coprar por Internet

Comprar por internet no tiene por qué ser una experiencia truamática cada vez que se pretende adquirir un producto. Da igual si lo que vamos a comprar es un viaje a Brasil o una cámara de fotos, puesto que lo importante es que sea rápido, sencillo y sobretodo, seguro.

Existen personas que no están dispuestas a realizar transacciones económicas a través de la red simplemente porque no se fían de la seguridad de la misma.

Para este tipo de clientes, hay que lograr los sellos de calidad y seguridad que nos permitan que nuestros clientes puedan adquirir sábanas infantiles, alfombras modernas, coches teledirigidos o barcos a vela. No importa el qué ni la cantidad, porque la seguridad en la red es algo que implica a cualquier tipo de compra venta de productos.

Pedro Salcedo vende alfombras de lana online

Las ventajas del comercio online

Cuando tenemos una tienda de decoración de casa, tenemos que tener claro que los juegos de sábanas infantiles de la tienda offline se pueden tocar, y a la gente le gusta esa sensación. Por ello, cuando se vende online, hay que ofrecer una alternativa como la propuesta que pone en el mercado Pedro Salcedo a través de su web.

Esta alternativa, que fundamentalmente se basa en una imagen y una descripción precisa, sirve para relacionar recuerdos que tiene el cliente en su mente con el material que se ofrece. De esta manera se supla el sentido del tacto por un recuerdo mental de la sensación que producía el mismo.