Etiquetas

,

Un joven del sur de Europa tiene ante sí un grave dilema en lo que respecta a su futuro. Por un lado ha estudiado una carrera, dedicado su esfuerzo, tiempo, dinero (el suyo y sobretodo el del estado) a su educación y se encuentra unas salidas profesionales ridículas, nulas o en un campo para el que no se ha formado. Las puertas automáticas hacia un buen trabajo y un dinero fácil son algo propio de la década pasada.

Una joven de uno de estos países seguramente habrá tenido que realizar cursos de inglés en Inglaterra, habrá hecho másters, cursos de postgrado o incluso habrá tenido la posibilidad de realizar intercambios con otras universidades europeas o americanas y habrá podido viajar a Brasil para completar su formación.

El mercado laboral

El problema es un panorama laboral obsoleto donde estructuras encorsetadas evitan la entrada de nuevas personas, mantienen sistemas sindicales contraproducentes con el mercado laboral y además se sustentan en un nivel de desociupación precocupante.

Si queremos conseguir trabajo en ámbitos como una tienda de zapatos de colores o un negocio dedicado a disponer de un banco de cordón umbilical, la preparación muchas veces no tiene nada que ver con lo que previamente se ha estudiado en la universidad.

Aigen with PWM

Las salidas laborales requieren estudios previos.

Salidas profesionales

Si nos hemos preparado para realizar una impermeabilización en una empresa de revestimientos industriales, seguramente seamos un profesional bien preparado con escasos problemas de capacitación laboral.

Si hemos estudiado derecho mercantil y nos estancamos ahí, nuestra capacidad para afrontat retos laborales será complicado. O encontramos un despacho de abogados donde realizar prácticas y encontrar una posibilidad formativa en el mundo real, o lo vamos a tener complicado.

Hoy en día, pro tanto, la solución no es solo prepararse con una educación de calidad, sino plantearse que tras los estudios, llega el momento de realizar prácticas profesionales y aún más estudios.

La vida laboral implica un concepto muy claro: la formación continua y el trabajo constante para estar a la última.